DeLorean DMC-12

El sueño de John DeLorean era "desarrollar y construir un automóvil que fuera seguro y confiable, estable, ofreciera una conducción entretenida y tuviera una apariencia indiscutiblemente elegante". La fase de desarrollo planteó dificultades, pero, finalmente, él encontró un socio en Lotus, que desarrolló el DeLorean DMC-12 en apenas dos años. Esto dio lugar a algunos problemas iniciales, que se tradujeron en costosas mejoras para la empresa. Era un "automóvil deportivo" único: con más de una tonelada de peso y tan solo 132 caballos de fuerza, estaba muy por debajo de competidores como el Chevrolet Corvette o el Ferrari europeo.

En marzo de 1981, la producción en serie de este clásico comenzó en Dunmurry, Irlanda del Norte, cuya carrocería de acero inoxidable sin pintar sigue siendo única actualmente. Las ventas iniciales fueron muy buenas, pero, en 1982, experimentaron un descenso drástico, obligando a DeLorean a buscar apoyo financiero, lamentablemente sin éxito. En 1983, DeLorean Motor Company Ltd. tuvo que declararse en bancarrota. Entre 1981 y 1983, produjo alrededor de 8.600 automóviles, de los cuales es posible admirar uno particularmente bien conservado en el Technik Museum Sinsheim en la actualidad.

El DeLorean DMC-12 en la cultura popular
El DeLorean se convirtió en una leyenda como una máquina del tiempo en la trilogía de ciencia ficción "Volver al Futuro", donde fue el tercer actor principal junto a Michael J. Fox y Christopher Lloyd. El vehículo se convirtió en un elemento de culto y un símbolo de la cultura popular de los 80, así como en el automóvil soñado de todos los hombres mayores de 30 años. Como resultado, el DeLorean apareció reiteradamente "como invitado" en varias otras producciones de Hollywood, programas de televisión y videos musicales.